Las orquídeas, las más hermosas y exóticas flores

Orquídeas

Las orquídeas han capturado la atención de los botánicos por siglos debido a sus fantásticas formas, colores y diversas fragancias. Iniciar en su cultivo es, para la mayoría, entrar a un mundo desconocido donde existen muchas técnicas y terminología confusa. Se cree que las orquídeas son muy delicadas y caras, pero, al igual que el cultivo de todas las plantas, es fácil mientras se puedan proveer las condiciones ambientales adecuadas.

Bienvenido a Orquídeas del Mundo. la página sobre orquídeas más completa de la red. Desde Orquídeas del Mundo queremos difundir la mejor información sobre el cultivo y cuidado de las orquídeas.

¿Qué necesita mi orquídea?

Ahora que conocemos un poco más acerca de los tipos diferentes de orquídeas y todas las variedades que incluye este tipo de flor, es hora de aprender acerca de lo más básico que necesita la orquídea para sobrevivir y desarrollarse bien. El desarrollo y el crecimiento puede ser complicado a veces, y la cantidad de trabajo que debe emplear varía según las especies; pero para quien es nuevo en el mundo de las orquídeas, solo se necesita saber algunos de los requerimientos para mantener la salud, el crecimiento y la floración de su planta. Si es capaz de realizar esto, su esfuerzo será recompensado con la bella floración de estas plantas.

Básicamente, debe trabajar con los tres elementos de humedad, calor y luz para ayudar a que su orquídea crezca bien. No hay criterios fijos que deba seguir cuando se trata de trabajar con los elementos de humedad, calor y luz, y las reglas que debe seguir variarán en base a la estación en la que se encuentra y la variedad de orquídea con la que trabaja. En la mayor parte de los casos, saber dónde crece la orquídea en su propio hábitat natural hará que sea más fácil descubrir de qué condiciones debe proveer a la planta para ayudarla a crecer bien. Con eso dicho, hay algunos puntos básicos y fundamentales a los que puede ceñirse y que ayudarán a la planta a crecer agradable y fuerte.

Cuidados de las orquídeas

Las orquídeas no necesitan cuidados constantes, y su cultivo es sencillamente asequible. Existen sólo algunos consejos básicos que hay que respetar y nunca debe perderse de vista que se trata de plantas exóticas cuyo medio natural de vida es muy diferente al de un piso o una terraza. En habitaciones frescas (15 ºC), es mejor tener una Paphiopedilum o una Oncidium nitoniopsis. En las más cálidas (donde la temperatura se acerca bastante a los 18 o 20 ºC), es decir, las zonas de la casa donde se vive (dormitorio, salón, cocina…), las Phalaenopsis, las Cattleya y las Oncidium de invernaderos cálidos encontrarán su lugar y su bienestar.

Luz

Es la condición indispensable para que las flores de las orquídeas epi- fitas se abran. Hijas del aire y de la luz, la mayoría de las orquídeas tienen necesidad de mucha luz. Y si no se dispone ni de un invernadero ni de una terraza, hay que saber que existen variedades híbridas que se adaptan perfectamente a la vida en un piso. Si se carece por completo de luz, la solución es una iluminación artificial con el uso conjunto de tubos fluorescentes de luz fría y otros de luz cálida para reconstituir al máximo el espectro de luz natural. Los tubos se situarán sobre las orquídeas, a una altura de aproximadamente 40 cm. Puede usarse luz artificial de doce a catorce horas al día o como simple complemento de la luz natural, aunque lo más adecuado y preferible es situar a las orquídeas delante de la ventana.

Calor

Se debe considerar al trabajar con orquídeas la cantidad de calor que la planta necesita. La cantidad de calor que necesita una orquídea está relacionada con la luz que recibe. En la mayor parte de los hábitats naturales donde se encuentra las orquídeas, las temperaturas serán más cálidas en ciertas partes del año, durante el verano, y al menos unos pocos grados más bajas en otras épocas del año, como durante el invierno. Hay, básicamente, tres zonas de temperatura diferentes en las que sus orquídeas estarán bien: frías, intermedias y cálidas.

Riego

Las orquídeas no necesitan muchos cuidados, y su cultivo es sencillamente asequible. Existen sólo algunos consejos básicos que hay que respetar y nunca debe perderse de vista que se trata de plantas exóticas cuyo medio natural de vida es muy diferente al de un piso o una terraza. En habitaciones frescas (15 ºC), es mejor tener una Paphiopedilum o una Oncidium nitoniopsis. En las más cálidas (donde la temperatura se acerca bastante a los 18 o 20 ºC), es decir, las zonas de la casa donde se vive (dormitorio, salón, cocina…), las Phalaenopsis, las Cattleya y las Oncidium de invernaderos cálidos encontrarán su lugar y su bienestar.El agua que se use para regar las orquídeas debe ser siempre lo más pura posible. Existen distintas opciones:

  • agua de lluvia si se vive en una zona alejada de la nunca beneficiosa contaminación urbana; — agua filtrada;
  • agua de manantial embotellada (preferiblemente con baja en calcio);
  • agua osmotizada. El agua del grifo debe prohibirse, salvo para las Paphiopedilum y las Cymbidium, con la condición, de que se deje que el cloro se evapore (el agua debe reposar veinticuatro horas).

El agua que se use para regar las orquídeas debe ser siempre lo más pura posible. Existen distintas opciones: — agua de lluvia si se vive en una zona alejada de la nunca beneficiosa contaminación urbana; — agua filtrada; — agua de manantial embotellada (preferiblemente con bajo contenido en calcio); — agua osmotizada. El agua del grifo debe prohibirse, salvo para las Paphiopedilum y las Cymbidium, con la condición, sin embargo, de que se deje que el cloro se evapore (el agua debe reposar veinticuatro horas). El agua desmineralizada también debe rechazarse, ya que por definición carece de todo complemento mineral.

El agua de riego debe estar a temperatura del ambiente. Para regar una orquídea, hay que verter el valor del volumen de la maceta en el sustrato con una regadera equipada con una pera suave. También puede regarse la orquídea sumergiéndola en una cubeta con dos tercios de agua de diez a veinticinco minutos. Pero, ten cuidado, todas las orquídeas necesitan un periodo de reposo durante el que hay que disminuir los riegos.

Fertilización

El fertilizante que utilices servirá de alimentación directa a la planta al disolverlo en un poco de agua y luego utilizar ese agua cuando sea el momento de proveer a las plantas de más humedad. Sin embargo, debes tener cuidado al fertilizar las orquídeas porque, en algunas ocasiones, puedes quemar la planta por usar demasiado fertilizante. Esto ocasionará daño a las raíces y las puntas de las hojas se volverán marrones.

Cultivo de las orquídeas

Cultivar orquídeas es algo apasionante y se basa en principios simples. Los cinco fundamentales son luz, temperatura, sustrato, riego y fertilización; con los cuales es posible emprender una colección. Al igual que otros grupos de plantas, como los cactus y las cycadas, algunas especies de orquídeas están en peligro de desaparecer, tal es el caso de Lycaste skinneri o monjitas, Stanhopea tigrina o toritos, así que es imprescindible hacer todo el esfuerzo posible por evitar que esto suceda.

Reproducción de orquídeas

Una de las actividades más gratificantes del trabajo con tus orquídeas es la propagación, un proceso con el que puedes conseguir plantas nuevas sin gastar nada, y una tarea que puede ser muy divertida. Se necesitará un poco más de cuidado para descubrir los trucos para propagar orquídeas, pero hay algunos que son más fáciles de trabajar durante el proceso en comparación con otros. El proceso de propagar orquídeas a través de la división es bastante directo, y también lo puede realizar de manera sencilla a través de keikis. Por el contrario, cultivar orquídeas directamente desde la semilla muy complicado, toma mucho tiempo, y solo debe ser hecho por alguien con mucha experiencia.

División

El primer tipo que vamos a conocer es el proceso de división. Las plantas que son de cultivo simpodial, o de un de crecimiento que viene de la base y al costado de los brotes viejos, son fáciles de reproducir con el uso de la división. Entre las orquídeas que van bien con este proceso se incluyen las Cymbidium y la Cattleya. Todos los años, la Cattleya agregará un poco más de crecimiento nuevo al frente de la planta, y algunas de las variedades crecerán en dos o tres direcciones. A medida que se forman los nuevos brotes, notarás que los más viejos comenzarán a perder sus raíces y hojas y se volverán una carga para la planta madre. Podrá sacarlos de la planta madre y ubicarlos en un sitio cálido y húmedo para darles nueva vida. Después de unos pocos años, se volverán sus propias plantas nuevas y pueden comenzar a florecer. La ventaja de utilizar esta propagación en lugar de trabajar desde la semilla, es que las flores podrán coincidir exactamente con las de la planta original. Si trabaja con lo que se conoce como la orquídea monopodial, como la Vanda, que ha desarrollado un sistema enramado, podrá cortarlo en la bifurcación, mientras sea cuidadoso, y luego plantar ambas mitades.

Keikis

Muchas orquídeas pueden producir algunos keikis, o algunos plantones pequeños, ya sea en los tallos de la flor o en las cañas de los seudobulbos. Una vez que maduran lo suficiente, puedes cortarlos y luego colocarlos en macetas para propagar la orquídea. Al igual que en el proceso de la división, propagar las orquídeas de esta manera hará crecer un clon nuevo de la planta madre, y las flores serán idénticas cuando se desarrollen. Hay algunas especies que atravesarán el proceso con menos in- convenientes que otras. Por ejemplo, la Phalaenopsis será capaz de propagarse a sí misma al desarrollar plantones en el punto donde la flor se cae. Los Dendrobiums, y algunos otros tipos, los desarrollan junto con los seudobulbos, ya sea en la punta o justo en el nodo que está sobre la hoja. En los Dendrobiums crecerán fácilmente estos pequeños plantones junto con las raíces y el bulbo, y luego se desarrollarán desde una caña, como un tallo de flor. Sin embargo, si acaba manteniendo a estas flores demasiado húmedas y cálidas durante su período de descanso, comenzarán a poner toda su energía en estos plantones, y luego fracasarán al intentar florecer. Una vez que comienzas a notar que la planta nueva crece ya que las raíces tienen unos centímetros de largo y hay un mínimo de hojas en el plantón, puedes cortarlo de la planta madre, asegurándose de utilizar una herramienta bien limpia.

Tipos de orquídeas

Fotos de orquídeas de los más bellos colores

Te mostramos las mejores de fotos de orquídeas con las más hermosos colores. Haz clic en la imagen o en su nombre para verlas en alta resolución: